La salud inquebrantable de los nativos de Virgo

Virgo es el signo del zodiaco más fuertemente conectado con la vida, el nacimiento, el crecimiento y la madurez. La creación de alimento a través de la salud de las plantas y las cosechas llega más allá de las hortalizas, lo lleva dentro de sí el Virgo, quien muchas veces parece tener una salud muy resistente y fuerte.

Las personas que reciben y saben aceptar la energía de Virgo, notarán como raramente no manifiestan problemas frecuentes con la salud. La energía de Virgo trae consigo mismo un bienestar, una salud que demuestra fortaleza ante las enfermedades. Casos muy notables como mínimas enfermedades con intervalos muy alargados entre ellos son la principal muestra de que la salud la podemos recibir si tenemos la mentalidad abierta y en una forma correcta.

Estas energías nos llegan todo el tiempo pero depende de nosotros poder aceptarlas. Aquellos que las logran aceptar muestran no tener más que un resfriado común una vez al año o menos. Esto se debe a su fortaleza de espíritu. Al estar en armonía con las energías de Virgo podemos encontrar una paz y fortaleza en el alma que se transmite a nuestro cuerpo. Un cuerpo físico lleno de energía ayuda a combatir las amenazas virales y bacterianas que están a nuestro alrededor todo el tiempo. Pero para poder lograr esto debemos equilibrar los tres aspectos más importantes de nuestro ser.

La mente, el cuerpo y el espíritu son los elementos vitales de una persona. Ayudan a mantenerse en orden y equilibrio entre ellos. Una fortaleza espiritual lleva a un bienestar mental y este balance culmina en una salud corporal. Energía que recibimos del universo llega hasta la punto de los dedos y la podemos sentir todo el tiempo. Una buena actitud y recepción de las energías de Virgo las podremos sentir desde el momento en que despertamos. Energía para salir adelante. Salud en el cuerpo, un corazón fuerte que bombea, una mentalidad clara que nos dirige hacia adelante y un espíritu contento que llena de color nuestro mundo y a todas las personas que nos rodean.

Todo comienza con recibir las energías, debemos evitar aquellos problemas que nos impidan recibir las energías, como estados mentales cerrados, depresiones o tristeza que nos encierra dentro de nosotros mismos impidiéndonos recibir y sentir las energías positivas a nuestro alrededor. Una vez que nos sentimos capaces de ver a nuestro alrededor y aceptar las energías es cuando podemos pasar una mentalidad clara, que no esté llena de prejuicios o miedos, venganzas o rencores, iras o enojos; sino de aspectos positivos como alegría y reconciliación, bondad y ayuda, felicidad y amor.

El signo de Virgo nos ayudará a alcanzar este estado de tranquilidad, armonía y amor que buscamos tener todos los días pero que a veces vemos tan lejos de alcanzar. Debemos creer que podemos llegar ahí si comenzamos con abrir nuestro espíritu y recibir las energías. No nos encerremos dentro de nuestra mente, con lluvias de negación y tristeza, salgamos al sol y tomemos la energía positiva.

PUEDE INTERESARTE